Tú eres mi Gran Azul.

“Miss Dolly Smith Perejil, en la jaula está una hora y no teme ni un candil. Un lobo muy enfadado que al aire tira un bocado, cede en gesto delicado y se va muy enfadado. Muy bella y graciosa es y al león pone al revés y si lo pone al derecho corre el un buen trecho"

Subí a la buhardilla y me encontré un libro llamado “El espectro de la conciencia”. Estaba junto a un cenicero con un canuto consumido, aun luchaba por no apagarse. La luz de la claraboya iluminaba aquel libro de forma especial, como haciéndolo sublime. No me pude resistir y le eché el guante. Pasada una hora ya me sentí a cadena perpetua de ese extraño autor llamado Ken Wilber.
Te cambié el libro por uno de Krishnamurthi sobre el aprendizaje y me lo llevé durante una temporada –todos tus libros sufren de nomadismo- para integrarlo en mi pequeño mundo. Tú lo dejaste allí para mí, fue otro regalo sutil, como cuando me regalaste mi primer libro “El Zoo” -yo a penas sabía leer-. Era un libro escrito con poesías, las jaulas se levantaban en tres dimensiones y las fieras, sumisas y bien amaestradas, nunca escapaban a pesar de que los barrotes estaban hechos de cartón y papel.

Mañana, como todos los días, te mirarás al espejo y te verás afeitado, pero lo cierto es que tienes una inmensa barba blanca, como la de Gandalf, cargada de vivencias e introspección que siempre regalas a quien te escucha. En la India escapaste de las fauces de una tarántula inmensa y charlaste con una mantis religiosa –por mímica- sin ser luego devorado. Al día siguiente las moscas volaban sobre los pasteles más exquisitos de Asia, sentiste a dios en una limpieza de oídos, bebiste agua del Ganjes junto a los shadus y, al caer la noche, viste la Luna reflejada en el estanque del Taj Mahal!

Esta lagrimilla que se me cae ahora –el sentir es fortaleza- llena de agua salada nuestro mundo, pescan los delfines junto a Louro, donde busca el infinito El Gran Azul.

Llevo dentro a las personas que quiero -¿Esto es la física quántica, no?- y por eso siempre estás cerca de mí, colegui :)

Ya tengo Myspace

Si un árbol cae y nadie está cerca para escucharlo ¿hace ruido? La pregunta tiene muchas respuestas y me recuerda a las preguntas imposibles de los maestros Zen ¿cómo sacar a un pato encerrado en una botella de cristal sin romper la botella y sin dañar al pato? La cuestión es que el Myspace, los blogs, el YouTube, se ha convertido en la mejor manera de hacer "cuántica social", de llegar a los demás, de hacer ruido y ser escuchados para no dejar de existir. Pero el enigma del árbol no tiene cabida en una sociedad que ha crecido en base a la doctrina publicitaria de los medios de comunicación. La respuesta actual a la pregunta es un contundente “no hará ruido si no es escuchado”. Todo el mundo lo tiene claro y muchos artistas –en todos los sentidos- se han apuntado a las “comunidades cibernéticas de visibilización”. Incluso algunos directores y productoras promocionan sus pelis en la red, como es el caso de los myspaces de Los Cronocrímenes de Nacho Vigalondo o El Orfanato de Bayona . Y lo absurdo es que en España, a pesar del faránduleo y la fanfarronería típica, está como mal visto que alguien desee ser visible sin habérselo merecido previamente con algún tipo de condecoración social. Pero lo cierto es que perseguir la visibilidad puede ser un acto de ingenuidad, si uno entrega su “cuerpo” a los leones sin ningún tipo de condición. La auto-publicitación está muy bien siempre que se posea la suficiente diplomacia como para mostrarse justamente, sin abogar por una apología de la verdad de uno mismo desenfrenada y destructiva.

Hay buitres ahí fuera, siempre los hubo, malos tiempos para el desnudo hippie y los baños de barro en las calas de Menorca, Warhol rie sobre su cheslong celeste, nadie vende pies de plomo, las capas de información se acumulan, nublan la vista, la verdad es algo más que ser visto o escuchado, incluso no hace falta existir para ser verdadero. Ahora toca cerrar los ojos y buscarse en la oscuridad. Les dejo con mi myspace.

Acuarelas para "Niño Yo"





Niño Yo es un trabajo que realicé para una asignatura de pintura cuando estudiaba (por fin en pasado) Bellas Artes. Se trata de un corto totalmente amateur que quiero retomar en cuanto tenga tiempo. El trabajo mezcla imágenes grabadas con una miniDV casera e imágenes pintadas a la acuarela que luego animé levemente. Se trata de un autorretrato videográfico, cuyo protagonista soy yo de pequeño interpretado por mi primo Darío, que es un actorazo. Lo grabamos en su azotea, la cual empapelamos para recrear una atmósfera que quiere ser como una especie de Antártida de papel.

La banda sonora es la parte del trabajo que más me convence y posiblemente la composición más madura que he realizado hasta el momento. Está presente en casi toda la trama, muy integrada, queriendo ser imperceptible, como debe ser en cualquier BSO. 

En la trama el niño lucha contra los monstruos que el mismo ha creado, pero el agotamiento no tarda en llegar. Sobrepasado por el infinito de papel en el que vive, cede en su lucha frente a un monstruo que escupe pintura a través de sus branquias y… hasta aquí puedo contar.

Por ahora os dejo con el trabajo pictórico, pinchando sobre las imágenes las podéis ver a mayor tamaño.

Bye!

Abrazo a Semo donde quiera que esté


“Kurosawa”, “el chinito”, “el indio”, quizás este último sea el más certero, pero pueden llamarle como deseen. José Pérez Semo, además de ser el actor que encarna al personaje de Waldo en “Élévation”, es representante del pueblo "mojos" de la Amazonia boliviana, es decir, un defensor del oxígeno planetario, hermano del cóndor y las secuoyas que acarician la capa de ozono.

“Se busca hombre de rasgos indígenas para corto, sin animo de lucro” era la frase que esgrimían los quinientos carteles del casting que puse en Barcelona. Sólo vinieron dos personas. Semo me llamó “Carlitos” desde el principio y yo no dudé en “ficharlo” para nuestro equipo. Durante el rodaje descubrí a un hombre de cultura inabarcable, lo conocía todo desde Nietzsche hasta el Photoshop. Cuando no le tocaba actuar se sentaba en una de las sillas junto al set de rodaje, envuelto en su mantón boliviano, parecía un santón, con una serenidad sobrenatural en la mirada, de esas miradas que no levantan ninguna brisa, miradas que acunan, viéndonos a todos después de ya haberlo visto todo.

Al finalizar el rodaje quedamos algún día para charlar y tomar algo en alguna de las terracitas del barrio de Gracia. Luego, cuando le llamé para mandarle la copia de “Élévation”, unos señores me dijeron que no conocían a ningún Pérez Semo, algo que me extrañó porque era el teléfono al que siempre le había llamado… Desde entonces no he vuelto a saber de él y mi teoría es que Semo es una deidad numinosa, un espíritu que vino de las entrañas de la selva a llenarme de magia y ahora, Semo, que significa árbol en su legua, se ramifica en mi cuerpo, llenando mis venas de sabia de secuoya, haciéndome crecer pensando en (O3).

Sen Escrúpulos en YouTube!

Sen Escrúpulos salta del nido, que dios reparta suerte y va por ustedes!

Sinopsis:
"El amor cura todas las heridas y devuelve la vida a quienes la habían perdido hace mucho tiempo.
"

Equipo artístico:

Guión Dirección Montaje y Banda Sonora
Carlos Seijo

Toñito Domingo Rey Manu Dani Bao
Chico 1 Alejandro Garcés Chico 2 Julio Garcés

Foto Alberto Lozano, Producción Jorge Bolado,
Sonido Sara Calvete, Script Eva Pereiro



Sen Escrúpulos gana A TODA MECHA CURTAS EXPRÉS


“Sen Escrúpulos”
gana el primer premio del festival ON & OFF A TODA MECHA CURTAS EXPRES, organizado por la pruductora MRMisto .

Casi llegando a la hora mágica, serían sobre las once de la noche, me llama un amigo y me dice que hemos ganado el primer premio, y nosotros tomándonos unas cañas, pensábamos que el jurado fallaría al día siguiente… somos lo peor… pero la sorpresa fue todavía más contundente, galopamos por las calles de Ribadeo, más bien levitamos. Al llegar a la plaza del pueblo escuchamos la BSO de Sen Escrúpulos, lo estaban proyectando en vista de que no llegábamos. Las pupilas se me abrieron todavía un poquito más al verlo proyectado sobre la pared de una casa del pueblo, casi en tamaño cinematográfico. A pesar de la excitación del equipo, los besos, los abrazos, yo sólo podía fijarme en la gran pantalla, la magia del cine cuando implosiona. De repente sentí la curiosidad de verlos a ellos, los espectadores, y vi a cientos de personas acurrucadas, en silencio, como en trance, recibiendo cada impulso dramático que yo había preparado para ellos. Este fue el premio para mí, esa calidez toca lo más profundo. El premio lo dedico a todas esas personas que curan con sus besos, sin más miramientos y quien deba se de por aludido.

El equipo:
Alberto Lozano (Foto), Sara Calvete(Sonido), Jorge Bolado(Producción), Eva Pereiro(script) y actores Domingo Rey, Dani Bao, Alejandro Garcés, Julio Garcés y Margo Channing (el caracol).