Tú eres mi Gran Azul.

“Miss Dolly Smith Perejil, en la jaula está una hora y no teme ni un candil. Un lobo muy enfadado que al aire tira un bocado, cede en gesto delicado y se va muy enfadado. Muy bella y graciosa es y al león pone al revés y si lo pone al derecho corre el un buen trecho"

Subí a la buhardilla y me encontré un libro llamado “El espectro de la conciencia”. Estaba junto a un cenicero con un canuto consumido, aun luchaba por no apagarse. La luz de la claraboya iluminaba aquel libro de forma especial, como haciéndolo sublime. No me pude resistir y le eché el guante. Pasada una hora ya me sentí a cadena perpetua de ese extraño autor llamado Ken Wilber.
Te cambié el libro por uno de Krishnamurthi sobre el aprendizaje y me lo llevé durante una temporada –todos tus libros sufren de nomadismo- para integrarlo en mi pequeño mundo. Tú lo dejaste allí para mí, fue otro regalo sutil, como cuando me regalaste mi primer libro “El Zoo” -yo a penas sabía leer-. Era un libro escrito con poesías, las jaulas se levantaban en tres dimensiones y las fieras, sumisas y bien amaestradas, nunca escapaban a pesar de que los barrotes estaban hechos de cartón y papel.

Mañana, como todos los días, te mirarás al espejo y te verás afeitado, pero lo cierto es que tienes una inmensa barba blanca, como la de Gandalf, cargada de vivencias e introspección que siempre regalas a quien te escucha. En la India escapaste de las fauces de una tarántula inmensa y charlaste con una mantis religiosa –por mímica- sin ser luego devorado. Al día siguiente las moscas volaban sobre los pasteles más exquisitos de Asia, sentiste a dios en una limpieza de oídos, bebiste agua del Ganjes junto a los shadus y, al caer la noche, viste la Luna reflejada en el estanque del Taj Mahal!

Esta lagrimilla que se me cae ahora –el sentir es fortaleza- llena de agua salada nuestro mundo, pescan los delfines junto a Louro, donde busca el infinito El Gran Azul.

Llevo dentro a las personas que quiero -¿Esto es la física quántica, no?- y por eso siempre estás cerca de mí, colegui :)