Carta a mis camaradas chimpancés



"...Los chimpancés son esencialmente inteligentes y versátiles, mientras que los monos más pequeños son frugívoros obligados que no tienen otra forma de vida que cosechar y comer de los frutales. Cuando la tribu de chimpancés llega al bosque frutal, normalmente los árboles ya han sido vaciados por los pequeños monos competidores, menos versátiles pero sumamente especializados en la recolección de frutas. Los chimpancés echan mano entonces de su cuasihumana flexibilidad alimentaria y se dedican a devorar termitas, a pescar o incluso a atrapar y devorar a los pequeños monitos que los han dejado sin alimento. Parece una gran ventaja, pero la cruda realidad es que la población de los chimpancés se ve dramáticamente limitada por no haber podido competir con éxito contra los pequeños y poco inteligentes especialistas inferiores..." axxon.com

Queridos amigos de la tribu, mucho me temo que mañana llegaremos tarde de nuevo. La mayoría de vosotros echaréis mano de vuestra"casi humana flexibilidad alimentaria", jejeje, comeréis termitas otra vez, refunfuñaréis al principio y luego daréis fe de estar satisfechos, con el buche inflado de chinches. Pero no será suficiente, lo juro, el anhelo retornará una o dos horas después de la digestión. Nuestra virtud es nuestro defecto y los moninos pequeños se llevan la mejor parte porque no se hacen preguntas. Ah! las preguntas, cuan humanas... pero el mono grande no lo es tanto y mientras se pregunta y se pregunta, el pequeño mono come y come, jajaja. Yo, que deseo la misma fruta que vosotros, prefiero morir de inanición antes que caer en la tentación de comerme las pulgas y los piojos que acechan mi cuerpo tísico. Por las noches viajo de árbol en árbol, de liana en liana, le grito a la Luna, eeeehhhhh! eeehhhhh! porque aun soy joven y no desisto. Y bajo la Luna, no renunciarán a mí jamás, los ojos de un gato grande que esperará y esperará a que me haga viejo y tronce un rama sin ya poder agarrarme a nadie ni  a nada, torpe, y de en su inevitable boca dentada. No, no piensen que soy un mono caprichoso, no se le caen los anillos a quien nunca los tuvo, es que soy un mono poeta, un soñador y eso es peor que ser chimpancé común, muuuucho peor.

Concierto de Silvia en L´Astrolabi


Ayer Silvia quiso darme mi minuto de fama y yo me empeñé en no derramar la lagrima, me quedó ahí, en el borde del precipicio, en ese lugar absurdo. La cara se me puso de medio lado porque toda la gente me miraba y yo no quería ser tan sentimental. Pero lo cierto es que fue muy bonito que te acordarás de mí en esta ciudad que no es la nuestra. 
Nos conocimos hace casi nueve años. Por aquel entonces fuimos a caer en una península isla llena de viento y oxígeno. Los dos teníamos alguna pieza rota, allí nos la cambiaron por una nueva.  Yo consumía el tiempo entre pinturas y dibujos a la acuarela, ella se lamía las heridas con canciones tocadas a guitarra. Dimos un concierto juntos, creo que lo hice fatal, pero ella siempre logra que me sienta importante y me tire a la piscina...
El Astrolabi es un bar pequeño aunque ayer Silvia hubiera llenado de corazón cualquier lugar infinitamente grande. Hace casi nueve años tú y yo éramos cuerpos desencajados en proceso reconstructivo. Ayer ya no eras una pieza rota, eras la luz que cura y ellos tus pacientes por una hora y los bises.  Querida Silvia Penide, ahora "somos tan fuertes tú y yo"!!!!