Grace



El vuelo que me llevará rumbo a otro sueño sale hoy de madrugada. He tenido que sentarme encima de mis recuerdos para poder cerrar la maleta. Antes de enfundar el ordenador quiero escribir una letras y anochecer al piano, como tantas veces, por última vez, en este tiempo/espacio, Barcelona.
La fugacidad no me molesta pero me disgustan sus caprichos, tanto que  en ocasiones me miento y creo en el destino o me torno racionalista o católico... Quiso "Dios" que Grace y yo nos conociéramos sin tiempo para divertirnos más, en la última noche, junto al avión y la niebla.
La primavera trepa por el vestido de Grace y brota en su pelo.
Grace llena su boca de palabras, las apura tanto que a veces se le atragantan, entonces agita las manos como garabateando en el aire para liberarlas de la prisa y la emoción. Hablamos durante horas envueltos por un jazz improvisado y el sabor a té marroquí con limón rayado.
De la boca de Grace quiere salir el luto de un amor que ella se empeña en no dejar salir. Más tarde, habla de su pasión por el buen vino y ese recuerdo baña nuestras palabras de verdades como puños.  
Grace me lleva a su guarida, quiere enseñarme una hamaca que cruza su casa -un bonito salón donde cabe todo lo que necesita- y una batería de fotografías donde ella siempre está presente sin estarlo. 
Renunciar a Grace es difícil en tiempos donde la sonrisa escatima, su buena cara al mal tiempo es oro. Pero todo tiene su justo fin y al final las palabras se convierten en ropa floja y decidimos despedirnos con el abrazo de dos viajeros que parten en distintas direcciones, ese que te llena y te impulsa, calmando el deseo de piel, acariciando las heridas. 
De regreso a casa el reloj me engañaba diciéndome que sólo habían pasado cinco horas y es que, a pesar de conocernos el último día, Grace y yo buscamos un ratito donde congelar el tiempo. 




  

5 comentarios:

toysareme dijo...

Jo Carlos!!! no me he despedido... pero bueno, no me gustan nada las despedidas... san juan fue buen dia pa dejarlo como un hasta luego.
Echaré de menos los viernes de diván post- colegial y de idas de olla metafísicas... echaré de menos que me digas que soy libre y que no estoy en un buen mundo pa ello... echaré de menos alterarte un poco cuando te dan pereza las cosas, echaré de menos tu terraza y las noches ahí con esos principios , desenlaces y finales surreales. por lo menos queda esta y otras ventanas de contacto. Mucha suerte cn tu corto, y si necesitas masticar ideas ya sabes...mail y en contacto estaremos. sabrás de mi cuando esté cerca.... bicos!!!

Anónimo dijo...

... me acabáis de provocar uno de esos momentos en el que desearía daros un abrazote tan grande, que estoy convencida de que si cerrase los ojos saldría volado hacia donde esteis con el único medio de transporte que el fuerte deseo de conseguirlo.¿Exactamente...donde estáis?

MUAKA!!!!

Papafrita

..::Jorge Bolado Moo::.. dijo...

grace es tu novia, no?

jujujujuj

si tu vieses que elegir entre grace, carmen de mairena, o I.G. con quien te quedas??

jajajaj

lotto numbers dijo...

To the owner of this blog, how far youve come?You were a great blogger.

Carlos Seijo dijo...

Papafrita, estoy "exactamente" dormido en el regazo de mamá y papá, ultimando la preproducción de mi próximo corto, deseando comprarme un teclado de 88 teclas contrapesadas.

Jorge, cabronazo de internet, gostaríame de facer o amor apaixoadamente con vostede. nos vemos en Ribadeo.