Por fin Puede Ser





El corazón bombea más sangre de lo habitual, es una sabia estrategia del cuerpo que oxigena la mente y hace frente a los nervios.  Todos mis amigos van desfilando frente a mí, por un momento pienso que estoy muerto y es mi entierro, no ha faltado nadie a la cita, amigos, familiares, profesores del instituto y sorpresas que no esperaba, gente que no veo desde hace muchos años. Han venido a apoyarme y multiplican mi felicidad. Pero la sala que hay a continuación no es un velatorio, es un auditorio, y me acuerdo de que soy el director del corto que se va a estrenar a continuación. 
Cuando subo al escenario puedo ver a "mi" público con perspectiva, es curioso, el cerebro busca entre la multitud -casi llenamos el auditorio- las caras que le son conocidas y funde las demás en una masa difusa donde es difícil fijar la vista.  Y saco un objeto mágico que llevo escondido, el reloj de bolsillo de mi bisabuelo Lucas, marinero hasta el tuétano, gran pescador y gran conocedor del lenguaje oculto del mar. Este corto es "una historia de amor y de mar", ambos tiene en común una creciente escasez. Hay una bonita frase que quería pronunciar y no encontré el momento, una frase que híbrida ambos conceptos, amar a mares.
Todo salió bien y, sobre los títulos de crédito, un cálido aplauso del público cierra el primer ciclo del corto y lo impulsa rumbo a un viaje de festivales y proyecciones que puebla en el deseo de todos nosotros. 
También me he llevado una grata sorpresa con gente que vino al estreno gracias al blog, quiero mandar mi gratitud y mi cariño a  todos vosotros, los que lo leéis )


 

No hay comentarios: