La parte límbica y reptiliana de la vida


Hay un lugar en tu cerebro donde el amanecer es constante y no cobran por acceder. A este lugar le debes quizás el 90% de los momentos esplendorosos que se han fraguado a lo largo de tu vida. Posiblemente tu primer beso. Una persona que no se emociona es como aquel asno de la asignatura de filosofía que se encontraba entre dos montones de paja idénticos y no siendo creativo ni emocional acabó por morir de hambre debido a su incapacidad para elegir entre dos cosas iguales. Supongo que la vida a veces es contradictoria o irracional o demasiado racional y se requiere del impulso de las emociones para romper el hielo. Nadie debería mantenerse alejado nunca de sus impulsos primitivos si de ahí se prenden las hogueras que luego convocan a todos los espíritus. De ese fuego bebe la magia y sus chispan  baten en en cielo las alas de los dragones y el aliento de las princesas que suspiran por la sangre azul de un imposible. Esa parte de tu cerebro es química, alquímica, es oro. Lo recuerdas mientras te retuerces de placer en infinitas contorsiones del cuerpo que dan un jugo cómplice del plan de la naturaleza y la estela desoxirribonucleica que te trajo hasta aquí. 
Que milagro más grande tener la oportunidad de meterse en un cuerpo y ser animal! Cuanta belleza en reconocer su funcionamiento, sus rituales... que gusto cubrirte con su piel, sentir como siente,  latir cuando late, dejarte llevar por sus emociones. Ser él mismo aunque sólo sea una vez en la vida.  
El sistema límbico del cerebro pertenece a la evolución intrínseca de los mamíferos, es el encargado de gestionar las emociones, artífice de la ira, el miedo, la pasión, el amor... La parte reptiliana del cerebro posee un poder atávico dentro de nuestras vidas, es el impulso, digamos el lugar donde se revelan los rituales más ancestrales, sexo, territorialidad, necesidad de cobijo... llamada así pues es la parte más antigua del cerebro, desarrollada hace unos 500 millones de años está presente en la mayor parte de los reptiles. 

* Lectura aconsejada: Emotional Intelligence de Daniel Goleman y El viaje a la felicidad de Eduardo Punset.


Carta a los bebés del mundo

Al final del túnel... la luz. No te vas. Vienes. Vienes!!! 
Pequeña masa de materia genial, vas sin freno cara al saber y el sabor, tu ancla, un enorme pecho inundado.  Te llevas la poesía del mundo a la boca, como un buda, sin prejuicios, eres un todo sabedor-saboreador en potencia y todavía no se te ha olvidado que vienes de las estrellas. Se te olvidará. 
Lloras!!! y nadie sabe el porqué. Quizás hayas intuido tu destino. Sobre tu cuna, las garras del ego. Todo tu potencial se disiparán el día en que desees ser humano y con él perderás tu metafísica, y con ella todas las estrellas y todos los planetas que siempre fueron tuyos. Llegará el día en que sucumbas y te enfundes en el traje de otro, uno que lo tenga "todo",  poca tela para cubrir tu infinito. 
Bebés del mundo!!! No se acomoden!!!  No compren trajes de segunda mano ni se enfunden en vidas diminutas!!! No se apresuren!!! Tómense su tiempo!!! No quieran ser adultos tan rápido!!! No dejen de explorar el mundo y descubrir sus tesoros!!! Sean recién nacidos cuanto más tiempo... mejor!!!





 

Sen Escrúpulos en Cineuropa, alén da relidade

Outra ocasión para ver "Sen Escrúpulos". Proxectarase dentro do marco do festival Cineuropa de Santiago. Estará incluido na selección de curtas "Alén da realidade" e poderase ver o día 17 de este mes en Arteria Noroeste (22:00) e o 24 na Fundación Caixa Galicia (23:00). A ver se me podo pasar...  para vivir un pouquiño  alén da realidade...